La Estrella de Arica
Para este año no esperan ninguna ganancia, pero tienen la esperanza de volver de apoco con nuevos protocolos.
Desde el 18 de marzo permanecen cerrados los dos casinos de la ciudad, acogiéndose a la Ley de Protección al Empleo, buscando créditos y renegociando compromisos económicos para mantenerse mientras puedan volver a iniciar actividades para el público.

Mientras ya ha comenzado a abrir el retail, ellos esperan que se genere un protocolo para la reapertura desde la Superintendencia de Casinos. En la cámara de diputados, Vivien Villagrán, la superintendenta, manifestó que la actividad de los casinos está cercana a retomarse en septiembre u octubre.
Pérdidas

Desde la Superintendencia se esperaba poder reabrir los casinos en julio, sin embargo esta proyección se trasladó a septiembre e incluso octubre, lo cual empeora el escenario actual, donde ambos casinos manifiestan pérdidas.

«Nuestro complejo es nuevo y requirió de gran inversión porque quisimos brindar una infraestructura y servicios de la mejor calidad. La situación que vivimos es totalmente extraordinaria pero atendiendo a las previsiones que tenemos sabemos que tendremos una merma importante de ingresos, y como consecuencia pérdidas», comentó Peter Müffeler Vergara, gerente general Casino Luckia.

Por su parte Claudio Vera, gerente general de Casino Arica manifestó que solo esperan la reapertura para una «recuperación de inversión y nada más que eso, en ningún momento se han proyectado ganancias para el año 2020. Nos hemos solventado con recursos propios y estamos postulando a un crédito con aval del estado para solventar los meses que vienen por delante».

Esto significa también una pérdida para la región ya que por concepto específico al juego Luckia dejaría de aportar los 43 millones de pesos a la Municipalidad y los 43 millones de pesos al Gobierno Regional que entregó en 2019.

En tanto, Casino Arica genera ingresos por la concesión del recinto de propiedad municipal, de acuerdo a sus rentas netas mensuales, el cual es un porcentaje definido por tramo, el que va desde un 15 a un 25 %.
Sin despidos

A pesar de llevar tres meses sin ingresos, ninguno de los dos casinos ha despedido personal.

Claudio Vera comentó que optaron por la «suspensión laboral y proyectamos tener esa metodología hasta la apertura que yo creo que va a ser en octubre».

«Mantenemos a nuestros colaboradores bajo suspensión laboral, cumpliendo con sus imposiciones sociales y previsionales, y no hemos incurrido en despidos, debido a que deseamos apoyar al máximo la estabilidad laboral, y deseamos que cada persona se vuelva a reintegrar con nosotros, una vez que las condiciones lo permitan», agregó Müffeler.