El Coronavirus está cambiando todo a nuestro alrededor: nuestra rutina, nuestro trabajo, nuestra conexión con las personas y, por supuesto, la forma en la que planeamos nuestros viajes.
En este momento es importante que nos quedemos en casa, protegidos, cuidando nuestra salud y a las personas que amamos; para evitar la propagación del virus. Pero ¿alguna vez te has puesto a pensar en cómo van a hacer las cosas después de que todo esto termine?
Aunque el escenario político y económico es bastante incierto, lo más probable es que nuestra rutina, lo que antes creíamos normal o no, nuestros hábitos de higiene, nuestra relación son los otros y, especialmente, la forma en la que nos comportamos mientras viajamos; cambiarán para siempre de ahora en adelante.
Para que te hagas una idea, a continuación te presentamos las 10 cosas que nosotros creemos que cambiarán desde ahora al momento de viajar.

1. Estaremos más atentos a las noticias

Antes, cuando viajábamos, era normal dejar el mundo a un lado y centrarse en la experiencia y en el momento. Pero ahora eso va a cambiar. La velocidad con que la epidemia ha viajado por el mundo ha cambiado nuestras prioridades en cuanto al tipo de información que consumimos cuando estamos rumbo a un viaje.
Ya no es suficiente conocer cuáles son los lugares turísticos más fotografiados, cuál es el mejor momento para visitar una ciudad, si el clima es ideal, si es temporada alta o baja. Ahora es más importante estar atento a las noticias de nuestro destino para anticipar cualquier problema y cambiar los planes a tiempo.
Sabiendo lo que está sucediendo en el mundo, podemos eliminar una ciudad de nuestro itinerario si, en los últimos días por ejemplo, ha presentado algún peligro de inundación o incendio; y evitar viajar a otro país si hay señales de que las fronteras pueden cerrarse pronto para no terminar atrapado fuera de casa sin una fecha de regreso clara.

2. Lavarnos las manos, independientemente de la pandemia

Este es un hábito simple que debería ser parte de nuestras vidas en el hogar, en el trabajo y en los viajes, con o sin pandemia. Lavarse las manos antes de comer y después de usar el baño, estornudar o toser, no cuesta nada y hace una gran diferencia en la prevención de enfermedades. Además, evita dañar a las personas que saludas, abrazas etc.

3. Evitaremos caminar descalzos

Ya sea en los pasillos del hotel, en las calles del destino o en el avión, hay a quienes no les importa andar sin calzado de aquí para allá. Pero esta pandemia nos ha enseñado que los virus y las bacterias pueden circular por todas partes, y no tenemos idea de en qué lugar alguien enfermo estornudó o tosió y dejó el lugar contaminado.

4. Cubrirnos cuando nos sintamos enfermos

Esta crisis nos trajo, además de más conciencia sobre nuestra salud, una conciencia mucho mayor sobre la salud de los demás. Cuando estamos enfermos (incluso si parece una gripe leve), debemos protegernos y tomar las precauciones necesarias para evitar contagiar a alguien.
Es una cuestión de sentido común: si no nos sentimos bien, no es una buena idea abrazar a una persona mayor, ir a conocer a un recién nacido, visitar un lugar concurrido etc.

5. Tendremos más conciencia ambiental

Para nadie es un secreto que durante nuestro tiempo en cuarentena la calidad del aire mejoró muchísimo en varias ciudades del mundo, los niveles de contaminación bajaron y muchos animales recorrieron las calles de las ciudades libremente. Como si el planeta estuviera mucho mejor sin nosotros, ¿verdad?
Es por eso que después de que esta crisis haya pasado, será necesario tener buenas y mejores prácticas ambientales en nuestro día a día y en nuestros viajes, si queremos continuar disfrutando de un planeta más verde y de un aire más limpio.
En ese sentido, muchos viajeros optarán por viajar en transporte público, serán más conscientes de la basura que producimos para evitar dejarla en playas y parques naturales, disminuirán el consumo de plástico etc.

6. Los seguros de viaje y la flexibilidad serán una prioridad

¿Cuántos planes de viaje se arruinaron a causa del brote de Coronavirus? Debido al caos mundial, las aerolíneas, los hoteles y las plataformas de alquiler de casas y apartamentos fueron unánimes al tratar de proporcionar cancelaciones y cambios sin costo
Sin embargo, esto provocó que los viajeros tuviéramos más en cuenta algo: existen eventos imprevistos que no podemos controlar.
Por lo tanto, al momento de planear un viaje, buscaremos estar protegidos con un buen seguro de viajes, que tenga una cobertura lo suficientemente amplia para evitar la mayor cantidad de pérdidas en caso de situaciones como estas. Además, procuraremos reservar vuelos flexibles y alojamiento que permitan la cancelación gratuita, para evitar el dolor de cabeza y los gastos adicionales en caso de tener que cambiar nuestros planes.

7. Apoyaremos más el comercio local

¿Qué hubiera sido de nosotros sin la tienda de la esquina durante la cuarentena?
Mientras que las grandes cadenas cerraban sus puertas, los comercios locales las dejaron abiertas, para que pudiéramos re abastecernos de comida y demás productos necesarios para pasar los días de encierro. Esto nos hizo reconocer y valorar la importancia de los pequeños productores y a apoyarlos mucho más.
Por otro lado, los negocios que dependían del turismo y que fueron los más golpeados por esta crisis, serán los más beneficiados cuando los viajes se restablezcan: restaurantes, bares, guías locales, tiendas de artesanías, agencias de viaje pequeñas, hostales, etc.

8. No compartiremos vasos o cubiertos

Si alguien solía llegar a una fiesta de cumpleaños y compartir el vaso de gaseosa o el tenedor de la torta con alguien, con seguridad ya está reconsiderando seriamente esta práctica.
Puede parecer una tontería, pero si algo aprendimos del Coronavirus es que es a través de nuestras membranas mucosas (boca, nariz y ojos) que los virus llegan al cuerpo, y no hay manera de saber si el otro está contaminado, incluso si no muestra síntomas.

9. El gel antibacterial será indispensable

Es extremadamente popular durante las epidemias, se vende en tiendas y farmacias porque los consumidores lo almacenan en casa. Pero, después de que todo pasa, los tubos de gel  antibacterial comprados en medio del caos terminan siendo olvidados en los cajones.
No obstante, a partir de ahora el gel antibacterial será un gran aliado en los viajes y en la vida cotidiana. Su uso va mucho más allá de desinfectar las manos antes de comer, si no hay agua y jabón cerca.
En viajes menos convencionales, también sirve para desinfectar productos comprados en mercados abiertos, baños extraños y cubiertos. De ahora en adelante será uno de los infaltables en nuestro equipaje.

10. Seremos más pacientes

No tenemos mucho control sobre lo que sucede cuando viajamos y, de una forma u otra, esta pandemia nos lo ha demostrado. En momentos de crisis todos nuestros planes, la frustración el dinero gastado y las vacaciones canceladas, ya no importan. Lo único que importa es nuestra salud y la salud de las personas que amamos. Después de todo, ningún viaje vale tanto como para poner en riesgo nuestras vidas, ¿verdad?
Seguramente en el futuro habrán ocasiones en las que los viajes no salgan del todo bien, sin embargo recordaremos todo lo aprendido durante esta pandemia para respirar profundamente, calmarnos y aceptar que no todos los planes salen a la perfección. Solo es cuestión de adaptarnos y listo.
Los viajes siempre se pueden repetir, pero lo más importante es la integridad física y nuestra salud; y eso es en lo que se deben basar nuestras decisiones.
Tomado de viajala.cl