Astrónomos y autoridades locales están preocupados por desarrollo de eventos en torno al fenómeno.

A menos de seis meses para el eclipse solar del 14 de diciembre, que podrá ser observado en gran parte de la Región de La Araucanía y de Los Ríos, tanto científicos como autoridades locales manifiestan su preocupación sobre el éxito de los eventos que se organizarían en torno al fenómeno astronómico, debido a la actual crisis sanitaria.

El astrónomo José Maza, de la U. de Chile, señala que si bien el evento no tendrá la masividad que tuvo el del norte en 2019, «en este momento es muy difícil hacer cualquier predicción de cómo va a estar la situación en Chile para mediados de diciembre». Ricardo Demarco, director del Departamento de Astronomía de la U. de Concepción, cree que aún es incierto y que no se sabe qué va a pasara fin de año. Dice que es posible que el gobierno implemente, por ejemplo, un cordón sanitario y que restrinjan el acceso a la zona.

«Realmente la situación es muy incierta». Demarco dice, por ejemplo, que turistas y astrónomos extranjeros, dependiendo de la situación sanitaria del país, podrían ser puestos en una cuarentena preventiva por dos semanas. «Eso hay que tenerlo en cuenta, porque modifica toda la logística de un viaje de esa naturaleza», dice. Maza explica que, por lo mismo, existe preocupación en la comunidad científica internacional: «Si la pandemia tuviera un rebrote, es posible que sigan cerrando fronteras y ningún científico podrá traer sus instrumentos ala zona». En Pucón, uno de los epicentros del evento astronómico, Víctor Vera, encargado del eclipse 2020 en la comuna, reconoce que la situación se alteró un poco con el estallido social y luego con la pandemia.

Admite que según datos de la Cámara de Turismo local, las primeras estimaciones apuntan a que las reservas hoteleras han disminuido 40%. Vera admite cierto grado de incertidumbre: «No le puedo negar la incertidumbre, pero tenemos el máximo de medidas para enfrentar esto. Desde la señora que vende sopaipillas, los restaurantes, hoteles y cabañas»-. Carlos Barra, alcalde de la comuna, señala, que cada año, en temporada alta llegan unos 300.000 visitantes, pero que ahora es difícil estimar cuántos podrían llegar a ver el eclipse. «Es muy variable», explica. Aún así, garantiza que en la comuna habrá sanitización, distanciamiento social, vehículos de transporte y un completo protocolo sanitario.