A menos de un mes del evento, que tendrá su cumbre en La Araucanía, los anfitriones se ilusionan por la apertura de fronteras y mayor movilidad. Ocupación ya alcanza al 70%. El Colegio Médico alerta por la circulación del covid en la zona.
Cuando restan 27 días para que Chile sea testigo de un eclipse total de sol, el segundo en menos de dos años, el rubro turístico comienza a ver con mejores ojos un fenómeno que hasta ahora era aplacado por la pandemia. Es que el creciente desconfinamiento del país y el anuncio de reapertura de fronteras, elevó las expectativas de la industria para el evento del 14 de diciembre.

«Este es lejos el hito del año para el turismo», dice la vicepresidenta ejecutiva de Fedetur, Helen Kouyoumdjian. Señala que si hace unos meses el pesimismo rondaba en el rubro por las cancelaciones hoteleras en Los Ríos y La Araucanía, epicentros del eclipse, ahora la mirada es más positiva, aunque cautelosa, debido al interés que muestran las personas por salir de sus regiones y la autorización para la llegada de foráneos.

La semana pasada el Ministerio de Economía y Turismo proyectó que en diciembre arribarían 300 mil turistas motivados principalmente por el eclipse. Cifras que ilusionan a los anfitriones, quienes ya piensan en medidas para compatibilizar el turismo con los resguardos sanitarios.

Desde hace nueve meses La Araucanía se está preparando para el evento, región que alberga 15 comunas donde la penumbra será total durante dos minutos. Ésta, junto a Los Ríos, serán las zonas más idóneas para la observación.

El privilegio contrasta con su situación sanitaria que los mantiene con cifras de contagios «preocupantes» según el reporte del equipo iCovid. En la zona varias comunas siguen en cuarentena y otras recién avanzaron a Fase 2 y 3.

El Ministerio de Salud ha dicho que en el evento sólo se permitirán traslados en comunas en Fase 3, lo que fue ratificado por la seremi de Gobierno en La Araucanía y lider de las coordinaciones para el eclipse, Pia Bersezio. «No van a haber tratos distintos para que una comuna en cuarentena abra ese día. La salud es lo más importante», enfatiza.

Pese a ello, afirma que «los turistas llegarán sí o sí», aprovechando que hay localidades con mejores índices. Según datos regionales, en algunas zonas las reservas hoteleras ya llegan al 70%.

«Hemos constatado un entusiasmo que se ha ido acrecentando en las últimas semanas. Vemos alta expectación», coincide el presidente de la Fundación Chilena de Astronomía, Mario Hamuy. El premio nacional de Ciencias Exactas 2015 añade que el interés es a nivel internacional, pues tiene conocimiento que los «cazadores de eclipses más famosos del mundo» están gestionando viajar a Chile.

Pensando en los turistas locales y foráneos las autoridades trabajan en un plan con medidas de tránsito, concientización sobre cuidados por el covid y control de aforo en lugares de alta convocatoria para evitar aglomeraciones, algo que Bersezio no cree que ocurra por la multiplicidad de lugares para ver el eclipse.

Para los resguardos de los locales se entregarán kits con mascarillas y alcohol gel, según prometió el Ministerio de Ciencia, además del reparto de lentes para ver el eclipse para la mitad de los habitantes de La Araucanía. «Todas las actividades se están organizando bajo estrictos criterios sanitarios», garantizó el ministro Andrés Couve.

Desde Fedetur recalcan que las empresas perfeccionaron protocolos para prevenir contagios, pero en el Colegio Médico hacen hincapié que el autocuidado es vital para evitar brotes. Por eso insisten en que para ver el eclipse se debe mantener la distancia y nunca sacarse la mascarilla, más aún en las regiones anfitrionas que la semana pasada presentaron unas de las más altas positividades del país.

«Nos preocupa una llegada masiva de turistas», dijo el vicepresidente del gremio, doctor Francisco Meza.