Según cálculos de la industria, pasarán entre 20 y 36 meses para que la gastronomía, los hoteles, el transporte de pasajeros y servicios afines vuelvan a los números azules que usaban antes de la epidemia social.

La presentación de un proyecto de acuerdo para defender las demandas expresadas por los sindicatos del turismo en el contexto de la pandemia fue el acuerdo al que llegaron los miembros de la Comisión Económica durante su última sesión (ver detalle).

Durante la sesión de telemática, los senadores Álvaro Elizalde, Ximena Rincón, Carmen Gloria Aravena, Felipe Harboe y José Miguel Durana conocieron las impresiones de los líderes del sector hotelero, gastronómico y servicios asociados. El subsecretario de Turismo del Ministerio de Economía, José Luis Uriarte; y el subdirector de presupuestos del Ministerio de Hacienda, Claudio Martínez.

Los sindicatos han acordado una serie de reivindicaciones que van más allá de la especificidad de su trabajo. Desde esta perspectiva, todos han asegurado que el turismo en general podrá recuperarse de la crisis actual, entre 20 y 36 meses. Trazan que el actual cierre de hoteles, casinos, restaurantes, bares, hostales y diversas acciones relacionadas con el entretenimiento y el transporte de pasajeros, ha sido precedido por una caída sostenida de las ganancias desde octubre de 2019 con la epidemia social.

Algunas de las situaciones que el presidente del grupo de restauración BordeRío, Mario Astorga; el presidente de la Federación de Empresas de Turismo (FEDETUR), Ricardo Margulis; el director general de Pettra Hotels, Colin Turner; la líder nacional de la organización Garzones, Andrea Oyarzún; el vicepresidente de la Cámara de Turismo de Arica, Peter Muffeler; La empresaria y gerente de turismo de La Araucanía, Angélica Tepper; el presidente de la Corporación de Turismo de Nahuelbuta, Iván Mella; el presidente de la Cámara de Comercio, Industria y Turismo de Chillán Ñuble, Alejandro Lama; el empresario Valle Las Trancas, Francisco Peñafiel; el representante de la Cámara de Comercio de Quillón, Leonardo Cifuentes; y el presidente de la Asociación Chilena de Gastronomía, Máximo Picallo, conversan sobre el siguiente diagnóstico:

El turismo agrupa a 1.400 empresas, de las cuales el 97% son pequeñas y microempresas.
Estas empresas representan 600.000 puestos de trabajo, la mitad de los cuales han desaparecido desde marzo de este año. Si no se adoptan medidas directas para el turismo, el desempleo afectaría al 70% de la industria.
El 60% de los que continúan trabajando están cubiertos por la ley con suspensión laboral.
Las zonas con mayor representación de la zona corresponden a gastronomía, alojamiento y transporte.
Por año, la industria produce un promedio de $ 9 mil millones.
A la fecha, el 95% del sector está paralizado.
No se otorga crédito de COVID a estos empresarios porque los bancos los ven como una industria de muy alto riesgo. Describieron que reciben fondos en promedio por un máximo de 15 días de ventas, ya que la ley habla de 3 meses de ventas.
En el caso de chicos y bartenders, el salario base es el mínimo, por lo que el 80% de su retribución mensual es por propinas. El salario medio no les permite acceder a prestaciones de clase media o ayudas para los sectores más vulnerables. El 69% de ellos son amigos cercanos.