concón, city ​​of viña del mar, chile-693074.jpg

“La próxima temporada alta va a estar centrada en el turismo nacional y estamos trabajando para eso”

Al frente del negocio familiar creado hace cuatro décadas, el director ejecutivo del Hotel Cabaña del Lago aborda el próximo escenario para el negocio tras superar lo peor de la pandemia.
Ubicado en Puerto Varas -una de las ciudades chilenas más reconocidas por su atractivo turístico- y a 30 kilómetros del Aeropuerto El Tepual de Puerto Montt, el Hotel Cabaña del Lago ha superado las cuatro décadas como un negocio familiar emblemático en esa zona y que hoy encabeza Víctor Wellmann como su director ejecutivo.

Fundado por Luis Wellmann y María Elena Hofmann, los primeros pasos de este establecimiento se encaminaron a su posicionamiento frente a una demanda hotelera que en esa época comenzaba a crecer con fuerza en la Región de Los Lagos, además de trabajar en la profesionalización de la empresa.

Asimismo, la familia también ha enfocado su operación en el desarrollo de proyectos para la ciudad, un camino que si bien hoy los hace parte importante de la identidad de la zona, también implicó sacrificios, relata Víctor Wellmann.

Junto a sus hermanos Cecilia y Enrique, el empresario no sólo hizo crecer el negocio hotelero de sus padres, sino que hace dos años fue invitado a ser parte de un proyecto para el desarrollo de una cadena de ‘mini supermercados’, repartidos desde Temuco a Chiloé. Se trata de Delimarket, que ya cuenta con tres locales en la capital de la Región de la Araucanía, mientras que para este mes está prevista la apertura de otros puntos en Puerto Varas y Valdivia.

‘Queremos ir diversificándonos como familia y aprendiendo de otros rubros, como el retail’, dice el director ejecutivo de Hotel Cabaña del Lago. A diferencia con otros actores que manejan cadenas de supermercados, destaca que una de las fortalezas de la empresa en la que participa es su servicio más cercano a los consumidores con ‘una mezcla de almacén profesionalizado y una gran gama productos’.

Wellmann también participa en el fondo de inversión Colonos I, que apoya principalmente a emprendimientos acuícolas de alto impacto, además de participar en otras áreas.

La próxima temporada

En medio de todas estas operaciones, el empresario también está dedicando esfuerzos a potenciar el turismo sustentable, especialmente a nivel del negocio hotelero.

– ¿Cómo pretenden hacer turismo sustentable en Hotel Cabaña del Lago y cuál es el sello que quieren marcar?

– Con mi hermana Cecilia y mi hermano Enrique estamos hace varios años tratando de subirnos al carro de la sostenibilidad, porque es hoy día es prácticamente una obligación tener mucha más unión con la comunidad, devolverle la mano y tratar de cuidar los recursos. Estamos en ese camino hace años -por ejemplo, reciclando algunos residuos-, y hace seis años entregamos un inmueble patrimonial a la ciudad que hoy es el Centro de Arte Molino Machmar, que está a la salida norte de la ciudad.

A través de varias áreas estamos tratando de ser mucho más conscientes y de ser más éticamente correctos como empresa.

– El turismo fue uno de los sectores más afectados por la pandemia ¿qué han hecho ustedes para seguir adelante?

– Teníamos alrededor de 120 colaboradores y ahora estamos a menos de la mitad. Nunca habíamos cerrado el hotel en 40 años, y haber estado cinco meses cerrados el año pasado fue bien traumático. Pero aprovechamos de hacer unas remodelaciones en esos meses. Además, las ayudas que da el gobierno nos sirvieron bastante, entre los créditos Covid y la suspensión al personal. Asimismo, tuvimos que tomar un poco de deuda, pero ya habrá tiempo para pagar eso

– ¿A qué capacidad están operando en la actualidad?

– Estamos como al 75% de la capacidad de las habitaciones por temas de aforo, y no está fácil conseguir personas para trabajar por el tema de bonos y otros factores. Pero claramente ya pasamos lo peor.

– ¿Cómo estima que será la próxima temporada para la industria turística en la región y en su caso particular?

– Se espera lamentablemente que en septiembre-octubre tengamos otra dificultad por la variante Delta y estamos preparándonos un poco para eso. No sabemos qué tan duro o no será, pero sí podemos caer de nuevo a Fase 2. Estamos preparándonos psicológica y operacionalmente para eso. Sabemos que en esta próxima temporada alta vendrán muy pocos extranjeros de larga distancia, y va a estar centrada en el turismo nacional. Estamos trabajando para eso, apretando el cinturón en todas las áreas de hotel, pero sin descuidar el servicio; es prácticamente como un nuevo comienzo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba

Estamos en Telegram