Parches para el turismo

Este lunes, el Ministerio de Economía dio a conocer un nuevo plan de apoyo al sector turismo, que contempla cuatro ejes de trabajo: subsidios para empresas, facilidades crediticias a través del programa Fogape Reactiva, flexibilidades en materia de Ley de Protección al Empleo y programas especiales en asociación con Banco Estado.
Así, en febrero y marzo se llamará a concurso para acceder a subsidios por $50.000 millones que beneficiarán a unas 20 mil empresas a nivel nacional.

Estas medidas constituyen una respuesta concreta al complejo panorama que enfrenta el rubro, uno de los más afectados por la crisis sanitaria, que en un gran número de casos ha significado la quiebra de pequeñas empresas, que luego de meses sin poder operar normalmente no resistieron el peso de los compromisos financieros e incluso, las obligaciones con el fisco.

Y si bien en Ñuble la actividad se ha comenzado a recuperar en las principales comunas turísticas, como Cobquecura, Pinto y Quillón, de la mano de los desconfinamientos, ello no significa que la crisis del sector se haya superado, y qué decir de aquellos establecimientos ubicados en comunas que aún están en cuarentena, para los que esta temporada estival ya se puede dar por perdida.

Hay que reconocer que este plan de ayuda representa un desembolso fiscal inédito para este sector, sin embargo, los recursos son insuficientes para enfrentar la magnitud del daño que la crisis ha causado en las Pymes.

Según detallaron las autoridades regionales al dar a conocer la apertura del nuevo Programa de Apoyo a la Reactivación con foco en el turismo -administrado por Corfo-, se destinarán $1.000 millones a Ñuble, que beneficiarán a unas 300 pymes.

Desde los gremios del sector valoraron los anuncios, pero advirtieron que ello no bastará para sobrellevar los próximos meses y reiteraron la necesidad de implementar otras herramientas complementarias, así como seguir avanzando en el desconfinamiento en comunas donde las cuarentenas prolongadas ya no se justifican.

Entre las herramientas complementarias y urgentes se mencionan la postergación del pago de patentes y contribuciones, una demanda que hasta ahora no ha tenido acogida, pero que es fundamental evaluar, porque muchas empresas no tienen ingresos y le deben seguir pagando al Estado esos compromisos. Cuesta entender que en algunas comunas, donde los recintos han estado cerrados por meses, los empresarios deban pedir créditos para pagar tributos por una actividad económica que no se ejerció. Desde Fedetur, incluso recordaron que mantuvieron la esperanza de una respuesta en enero para abordar una solución al tema de las patentes, cuyo plazo de pago venció el 31 del mes pasado.

Hay una crisis que no se puede seguir abordando con medidas parche, y en ese contexto, ha habido un evidente retraso en la respuesta del Gobierno y aparentemente, no se ha dimensionado adecuadamente la profundidad de la crisis en el sector del turismo, pero además, resulta lamentable que el Estado se niegue a acceder a medidas como la postergación del pago de tributos y se concentre en créditos y subsidios con una focalización tan estricta, que en la práctica tendrán un efecto acotado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba

Estamos en Telegram