Salvavidas proyectan compleja temporada por masiva llegada de bañistas y hábitos inadecuados en playas

Actitudes de mayor riesgo, aglomeraciones, consumo de alcohol y drogas inquietan en algunos balnearios, que enfrentan una alta afluencia de visitantes.
El inicio de una temporada de verano libre de cuarentenas, sumado a campañas para impulsar el turismo interno ya configuran una alta presión de veraneantes en distintos balnearios. Una alta concurrencia de bañistas que genera nuevos desafíos, según salvavidas de distintas zonas del país.

Según datos de la Armada, para la actual temporada de playas que se extenderá desde el 15 de diciembre al 15 de marzo se registra un total de 70 playas habilitadas en el país. Ya en algunas de estas zonas de baño, de acuerdo a integrantes de equipos de salvavidas de distintos balnearios, se registra a diario una serie de dificultades para cumplir con el resguardo de los veraneantes.

Andrés Torres, presidente de la Asociación de Guardavidas de Antofagasta, valora el retorno del público a las playas de la zona, aunque proyecta un verano complejo por lo que dice es una escasa fiscalización de Carabineros y la Armada en sectores de playa, que propiciaría una serie de faltas cometidas por los visitantes. ‘Como ya no existe el tema de los aforos ni distanciamiento como medida estricta, las aglomeraciones son altas (…). Aunque hay un abuso de bebidas alcohólicas y drogas, y la venta de esta en los balnearios ha generado un incremento de la asistencia y rescates. Será un verano complejo’, afirma.

‘Hay un abandono de playas por las autoridades respectivas, por lo que además es una costumbre encender fogatas principalmente para asar carnes en balnearios aptos para baño’, agrega.

Desde la Capitanía de Puerto de Antofagasta responden que la Armada cumple patrullajes diarios, con recorridos diurnos y nocturnos en distintos sectores de playas, identificados como de mayor consumo de alcohol y drogas.

Sebastián Silva, salvavidas en la playa Chépica de El Tabo en la Región de Valparaíso, afirma que cada vez hay menos personas que realizan esa labor: ‘Hay un déficit importante de salvavidas en la zona, de personas que han sacado su licencia, pero han optado por trabajos más tranquilos (…). En cuanto al consumo de alcohol y drogas, no es una novedad, es algo que viene desde hace muchos años’, dice Silva, quien agrega que por primera vez en El Tabo se ha implementado con las autoridades locales un plan de trabajo para optimizar las condiciones de salvamento y trabajo de los salvavidas. Mientras en la Región del Biobío, César Escobar, instructor y director de la empresa de guardavidas Shark, comenta que entre los principales desafíos para la labor de salvamento en esta zona del país se cuenta que tras los largos encierros de las cuarentenas los veraneantes se muestran más ansiosos en los cursos de agua.

Según datos de la Armada, desde el inicio de la actual temporada de playa el 15 de diciembre y hasta el miércoles pasado se registran dos fallecidos en playas del país (regiones de Antofagasta y Los Lagos). En el mismo período del año pasado no se contabilizaban víctimas fatales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba

Estamos en Telegram