Crean productos especiales para el delivery, ya tienen dos con NotCo, y franquician su modelo a restaurantes tradicionales y los ayudan a crear un nuevo canal de venta. Llegarán a Perú y México.
Gaspard Hambückers es belga y Alexandre Boccara es francés, pero fue en Buenos Aires donde fundaron Kitchenita, la startup que crea ‘restaurantes virtuales’ con productos elaborados especialmente para delivery junto a marcas y restaurantes y enfocadas en la demanda de cada barrio.

El emprendimiento nació en 2019 y hoy cierra una ronda de inversión por US$ 3 millones, para seguir desarrollando la tecnología, crear más productos, fortalecer su presencia en Chile y llegar a Perú y México.

En la ronda preserie A participaron varios fondos de inversión, como los argentinos Flambeau Partners y Newtopia y los estadounidenses FJ Labs y Unpopular VC.

Hambückers, COO de Kitchenita, cuenta que la startup nació porque observaron cómo crecía el envío a domicilio -lo que se intensificó con la pandemiasin que los restaurantes adaptaran sus productos. ‘La pizza llegaba fría y el paquete aceitoso. El cliente quedaba poco satisfecho y era caro, la tasa de retención era muy baja’, afirma.

Por eso, decidieron crear marcas de comida especiales para el delivery, que se despachen en menos de siete minutos y llegan en 30 minutos y en buen estado al consumidor.

Desarrollaron un algoritmo con inteligencia artificial para comprender la composición de la demanda por un determinado producto y precio en un barrio. ‘Así logramos posicionar las marcas en las distintas plataformas (Rappi, Uber Eats, PedidosYa), ya que hay un círculo vicioso en que si no apareces arriba, no vendes’, dice Hambückers.

Además, generaron un modelo de franquicias con el que buscan restaurantes tradicionales con capacidad ociosa en sus cocinas y se asocian con ellos para crear un ‘restaurante virtual’, que se suma como un nuevo canal de venta. Los ayudan digitalizando su negocio para los distintos marketplace e incorporan los productos que Kitchenita diseñó específicamente para repartir a domicilio. El restaurante digital franquiciado con el modelo de la startup se encarga de despachar los productos y luego Kitchenita se lleva un porcentaje de la venta.

Marca con NotCo

Entre otros, trabajan con NotCo, con los que han creado dos marcas para delivery. La primera es Planta Base, de hamburguesas veganas, y este mes lanzaron Jardín, bowls veganos que incluyen NotMilk y NotMayo. Otras de sus marcas son Hot God, Star Wraps, Ciabatta y Barrigón. Esta última, de comida mexicana, también se lanzó este mes en el país.

Hoy cuentan con 23 marcas y presencia en Buenos Aires, Córdoba, Bogotá y Santiago. En Chile ya tienen dos cocinas propias y esperan cerrar 2022 con otras 50 cocinas franquiciadas.

Hambückers dice que quieren llegar a 50 marcas: ‘A diferencia del modelo tradicional, que es empujar una marca, yo creo muchas y, con análisis de datos, veo si hay que consolidarla, ajustarla o matarla. No tengo problema en matar marcas rápido si no funcionan’.

El año pasado cerraron con ventas por US$ 1,2 millones, cifra que proyectan multiplicar por cuatro en 2022. A futuro, buscan llegar a Brasil y EEUU.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí