salt lake, atacama desert, hexagons-594606.jpg

Temporada alta: viajes internos subirán 13% y ocupación hotelera bordeará el 47%

Sin embargo, el turismo receptivo sigue sin repuntar. El gremio calculó que el aporte de divisas no alcanzará a ser ni el 10% de un año normal.
La industria del turismo se alista para dar inicio a una temporada alta en un contexto marcado por la baja en los contagios y la mayor movilidad nacional. Según un análisis de la Federación de Empresas del Turismo (Fedetur), este verano se realizarán cerca de 10 millones de viajes con alojamiento dentro del país, un 13% más que lo registrado la temporada pasada. Sin embargo, la cifra sigue siendo un 20% menor a lo observado en la temporada 2019/2020. A su vez, el gremio calculó que el aporte que hará a la economía el turismo interno bordeará los US$ 900 millones.

‘Hay un evidente aumento del turismo interno, lo cual es positivo, pero sigue siendo menos de lo que hubo la temporada de 2019, así que todavía falta para recuperarnos’, dijo la vicepresidenta ejecutiva de Fedetur, Helen Kouyoumdjian. Respecto a la ocupación hotelera, se espera que para los meses de enero y febrero bordee el 47%, un porcentaje levemente mejor al cerca de 40% del verano anterior. Según Fedetur, esto implica que los principales destinos turísticos del país tendrán tasas de ocupación del orden de un 70% a 80%; sin embargo, habrá otros sectores que solo llegarán a un 30% a 35%. Kouyomdjian explicó que se proyecta una mejor tasa de ocupabilidad este verano debido a que este año, en comparación con enero y febrero 2021, cuando se permitió viajar solo con un permiso de vacaciones, hay menores restricciones para los traslados internos. ‘Pero hay otro elemento que hay que considerar y es que el verano pasado las fronteras estaban cerradas para los chilenos y había muchas dificultades para viajar al extranjero, por esto, el permiso de vacaciones generó un impacto directo en el turismo interno. Hoy las fronteras están abiertas para salir y por eso hemos visto una demanda en aumento en el turismo emisivo. No somos más positivos porque muchos chilenos van a salir’, señaló.

Rezago en el turismo receptivo

Por otro lado, la entrada de turistas seguirá muy rezagada: el gremio estima que en los próximos tres meses llegará al país un total de 194,4 mil turistas extranjeros, esto es, un 67,8% más que en el mismo período del año anterior, pero un 87,1% menos que la temporada 2019/2020. Kouyoumdjian dijo que este es ‘el principal dolor’ de la industria. ‘Las fronteras están abiertas entre comillas porque hay trabas como la homologación de vacunas, que es un proceso lento y engorroso. Somos el único país del mundo que solicita ese proceso para turistas, muchos países lo hacen pero para las personas que viven en el país al cual van a entrar’, afirmó. Kouyoumdjian aseguró que existe interés de parte de viajeros internacionales por venir al país, debido a la seguridad sanitaria que ofrece por la alta tasa de vacunación. ‘Pero día a día estamos viendo como reservas de grupos se cancelan porque no alcanzan a tener la homologación que iniciaron hace más de 15 días. Hay que entender que esto nos ha llevado a perder una competitividad enorme’, sostuvo.

En cuanto al aporte de divisas, el análisis calcula que se espera que ingresen cerca de US$ 100 millones este verano, una cifra mayor a los US$ 56 millones del año pasado, pero considerablemente menor a los US$ 1.792 millones que se registraron la temporada estival de hace dos años. ‘Uno podría decir que lo esperable serían unos US$ 1.300 millones, pero este verano no llegaremos ni al 10% de eso; es ahí donde estamos más complicados como industria’, aseveró. Otro problema que está impidiendo la llegada de viajeros internacionales, agregó Kouyoumdjian, es que las fronteras terrestres siguen cerradas. ‘Para nosotros, son importantes porque nosotros vendemos circuitos integrados. Hay muchos turistas extranjeros que hacen circuitos donde cruzan un paso terrestre con Argentina y eso nosotros hoy día no lo estamos pudiendo hacer.

Es muy triste porque estamos perdiendo esa oportunidad’, manifestó. Fedetur también realizó una encuesta a las empresas del sector para medir el pulso de la industria para el próximo año. Ante la pregunta de la situación financiera de la firma, un 67,3% de los encuestados señaló que se encuentra ‘soportando’ o ‘aguantando’. Mientras que un 25,5% declaró estar en un estado ‘crítico’ y solo un 7,3% respondió estar en una buena situación. El sondeo preguntó a los empresarios turísticos cuándo esperan tener una situación financiera similar a la que tenían antes de la pandemia, donde un 39,4% dijo que proyecta hacerlo más allá del segundo trimestre de 2023, seguido por un 21,2% que respondió que lo logrará en el primer trimestre de 2023.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba

Estamos en Telegram