Proyecciones para febrero siguen siendo optimistas, salvo en algunas zonas. Operadores resienten ausencia de extranjeros.

Como ‘el mejor enero que recuerde en 15 años’ resume Eugenio Benavente, director de la Cámara de Comercio y Turismo de Pucón, al evaluar lo que va de la temporada turística en una zona que según datos del INE superó el 85% de ocupación de camas hoteleras.

Para Benavente eso se debe a la determinación de los chilenos, por razones sanitarias a raíz del coronavirus o el precio del dólar, entre otros factores, de quedarse en Chile y hacer turismo interno.

‘Están recorriendo el país, haciendo turismo de naturaleza, o en las playas, donde se pueden dar mejores condiciones para el distanciamiento social, por ejemplo’, agrega.

‘Enero mantuvo un promedio sobre el 95% de ocupación y febrero se viene igual. Si bien hemos debido cancelar algunas reservas por pasajeros que han dado positivo (al covid-19), la alta demanda permite llenar esos cupos rápidamente. No hemos notado una baja producto del alza de casos’, asegura Laura Cerda, presidenta de la Cámara de Turismo Regional de Coquimbo.

En el valle de Elqui ‘nunca se había visto tanta gente como este enero. Ómicron no ha sido impedimento’, dice.

‘Los visitantes consideran razonablemente seguro vacacionar en la playa, donde están mayormente al aire libre. El virus no parece ser un impedimento para viajar’, agrega Cerda.

‘Enero partió bastante bien, con actividad turística y hotelera con buenos resultados y un promedio de 65%’, apunta Rodrigo Rosas, presidente de la Cámara de Comercio de Viña del Mar.

Agrega Rosas que ‘se generó un cambio en la conducta del turista de tomar decisiones en destinos’, con reservas con menos anticipación, consecuencia del covid-19 y el plan ‘Paso a paso’.

‘Ha habido un movimiento importante de turismo interno’, afirma Helen Kouyoumdjiam, vicepresidenta ejecutiva de la Federación de Empresas de Turismo (Fedetur). Y agrega que si bien ‘se valora mucho’, porque ‘nos ha permitido recuperar’ parte de las pérdidas por pandemia, en términos generales la ocupación bordea solo el 50%.

Porque si bien hay zonas del país donde se registran altas ocupaciones, hay otras que acusan bajas muy significativas.

‘En el norte tenemos algunos destinos que están bastante positivos, con buenas ocupaciones; sin embargo, lo que está afectando mucho es la situación que está ocurriendo en la Región de Tarapacá, que de alguna manera se ha extendido a Arica’, agrega Kouyoumdjiam.

Además del problema que se está viviendo o de las interrupciones en los itinerarios aéreos, ‘hay una percepción de inseguridad’ que provoca un impacto comunicacional que hace que ‘el turista prefiera no ir a un destino que está en esas condiciones’, agrega la ejecutiva.

La mayor complicación para el gremio al que representa es la baja en la llegada de turistas extranjeros. ‘Teníamos expectativas muy altas respecto de este verano, era la posibilidad de empezar a reactivarnos’, lo que no se ha dado, y solo registran un 10% de una temporada normal, a lo que a su juicio contribuyen las restricciones sanitarias para entrar a Chile, como la exigencia, única en el mundo, recalca, de homologación de vacunas, apunta Kouyoumdjiam.

A nivel interno, las restricciones de los aforos complica especialmente al área gastronómica, coinciden distintos gremios.

Proyecciones

Respecto de las proyecciones para febrero, en general son muy optimistas, salvo excepciones, como en Arica, donde tras un enero lento hay incertidumbre debido a medidas covid-19 tomadas en Santiago, ‘de las cuales nunca supimos’, lo que habría impedido tomar decisiones de contrataciones o inversiones, dice la presidenta de la Asociación de Turismo de Arica, Alejandra Acevedo.

Ahora esperan que las autoridades regionales promuevan ‘la seguridad del destino turístico’.

Por su parte, la presidenta de la Corporación Costa Chinchorro, Priscilla Aguilera, apunta a la ausencia de turistas bolivianos, que ya no llegaron, a lo que suman la suspensión de actividades veraniegas, como el Carnaval con la Fuerza del Sol, que empeora aún más la situación.

Tampoco muestra mucho optimismo en Reñaca Santiago Pérez, presidente de la Cámara de Turismo y Comercio local.

‘Las proyecciones son bastantes cautas’ para febrero, ‘porque enero no ha sido desbordante’, ‘cualquier persona que vaya a Viña del Mar o Reñaca se dará cuenta’, ‘es complejo lo que se viene para febrero, sabiendo que los infectados han subido bastante’, afirma Pérez.

‘La gente está aburrida de usar mascarilla, guantes y alcohol gel. Al menos eso es lo que uno puede escuchar’ de quienes visitan los centros vacacionales. Como que se vienen a olvidar o aislarse de lo que está pasando en sus trabajos, casas u otros lugares’, agrega Pérez.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí