El Diario Financiero
Junto con estimar que este año sus operaciones locales se reestablecerán en un 100%, la agencia de viajes especializada también anticipa un repunte a nivel internacional empujada por nichos como las empresas con negocios en Asia.
La línea de negocio más golpeada por la pandemia a nivel de la industria aérea ha sido el segmento corporativo.

Las reuniones virtuales se tomaron la agenda de las empresas, que optaron por esta medida para evitar el contagio de sus colaboradores. Sin embargo, la agencia de viajes especializada en este rubro, Travel Security, tiene previsto recuperarse casi totalmente a fines de 2022.

Según el gerente comercial de la firma, Álvaro Castilla, se viene una fuerte reactivación para este período, sobre todo para el área internacional que está operando en niveles de 20%.

El ejecutivo llegó a esta conclusión luego de una conferencia del sector de las agencias que tuvo lugar en Estados Unidos en octubre pasado, instancia donde se reunió con empresarios del rubro varios países que destacaban que destinos como Las Bahamas no sólo se habían recuperado un 100%, sino que estaban con sobrecupo en la línea de negocios corporativo.

‘Lo virtual no reemplazará lo presencial, sólo lo complementa’, concluyó Castilla.

A partir de esta idea, iniciaron una campaña para preparar su reactivación, con un enfoque tanto en vuelos nacionales como internacionales.

‘Cuando se levantan las restricciones se puede observar que los tráficos vuelven rápidamente. En la medida en que disminuyan las barreras, volverán los vuelos corporativos (…) A fines de 2022, nuestra línea de negocios doméstica estará 100% recuperada y, sumando el internacional, creemos que en lo global la compañía operará a un 80%’, explicó Castilla.

El alto ejecutivo de Travel Security descartó que parte del tráfico corporativo se pierda para siempre.

Por ejemplo, existió temor respecto de que las empresas consultoras -unos de sus principales clientes-no volverían a usar con fuerza estos servicios ante el auge de las reuniones virtuales. Sin embargo, Castilla dijo que la mayoría de estas firmas están cotizando nuevamente la contratación de estos viajes.

Además, existe un nicho de compañías que, por diferencias culturales, están necesitando del contacto físico para volver a hacer negocios, como es el caso de las mineras, retailers y automotoras que tienen sus capitales en Asia pero con operaciones en Chile.

Luego que Travel Security logró mantener su funcionamiento en pandemia, ahora sus buscan reanudar los viajes corporativos cuando disminuyan las restricciones en el país. ‘A las compañías que venden colecciones de ropa, que buscan proveedores internacionales, se les dificulta mucho poder tener negocios sin tocar los productos, ver las telas. Hay algo del tú a tú, que provocará que vuelvan los viajes lo antes posible’, estimó Castilla.

Los riesgos pendientes

Así como sucede con la competencia entre los diferentes destinos turísticos, los polos de actividad corporativa también se disputan la preferencia de los ejecutivos. Y Chile corre el riesgo de perder terreno, si no se modifican tres elementos clave, advierte Castilla.

Lo primero: relajar el exceso de medidas de control sanitario que impuso el gobierno como, por ejemplo, la solicitud de dos PCR al ingreso de Chile. ‘Es un desincentivo, no sólo económico, porque para un europeo significa desembolsar 100 euros, sino que personal. Esto nos pone en desventaja con otros países que, si bien cuentan con protocolos, son mucho más adaptados a los clientes’, expresó.

Un segundo punto necesario es que las compañías chilenas también deben dejar de tomar medidas tan restrictivas con sus colaboradores, pues aún hay mucho temor de crear fuentes de contagios, indica.

Finalmente, subraya que la acción más importante recae en el gobierno con el objetivo de hacer un trabajo profundo para recuperar las conexiones aéreas de compañías como Emirates, Qantas y otras que tienen vuelos con Asia, porque el perfil de estas aerolíneas es más ejecutivo que turístico.

Pese a que hoy operan 15 empresas en el terminal aéreo de Santiago, algunas, como American Airlines, tienen vuelos estacionales y no permanentes. Esto, porque las aerolíneas están persiguiendo la demanda y ponen sus aviones donde ocurren las temporadas altas.

De hecho, la línea aérea norteamericana dejará de operar en mayo un tramo porque se enfocará en el verano del hemisferio norte.

Nuevas oportunidades

Durante la pandemia, el tráfico doméstico corporativo tuvo una caída mucho menor que el internacional, el cual se desplomó. Y es que las mineras, salmoneras y otras compañías que tienen faenas necesitaban movilizar su personal hasta las zonas productivas, pese a las restricciones sanitarias.

Esto provocó que no sólo Latam Airlines tuviese ofertas de chárter -como se conoce los aviones de vuelos corporativos- sino que Sky Airline y JetSmart reforzaran y duplicaran su oferta.

Castilla destaca que estas estrategias tuvieron como resultado que sus clientes pudiesen ampliar su gama de ofertas y lograr precios más competitivos. En ese sentido, remarcó que durante este período sus usuarios aprovecharán que las líneas aéreas todavía tienen ‘capacidad ociosa’, para poder comprometer el uso de sus aviones a vuelos exclusivamente corporativos por un período de al menos unos dos años: así se fija un precio y disponibilidad cuando se reactive el 100% de las operaciones aéreas.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí