Turismo expresa sus expectativas frente a una apertura gradual de las fronteras

A espera de los anuncios oficiales, rubro comparte sus alternativas e inquietudes de cara a la próxima época estival.
Un segundo verano con una escasa cantidad de visitantes extranjeros, e incluso -eventualmente- sin Festival de Viña del Mar, es lo que vislumbran algunos de los representantes del rubro del turismo en la región. Luego de que la subsecretaria de Salud, Paula Daza, afirmara que la reapertura de fronteras no se realizará. de forma apresurada, la inquietud de los empresarios ha crecido incluso más.

«Vamos a ir muy de apoco, porque sabemos que si salen de Chile personas que no están vacunadas y afuera la situación epidemiológica es más compleja, y llegan personas -como han llegado- con variantes de mayor preocupación, es un riesgo para los niños y para las personas que viven en Chile», aseguró la autoridad el pasado viernes a Radio Cooperativa. Según indicó, «vamos a dar a conocer prontamente cómo vamos a ir avanzando con la apertura de fronteras, pero lo haremos paulatinamente».

«UN NUEVO REMEZÓN»

La Federación de Empresas de Turismo de Chile (Fedetur) es una de las agrupaciones que lleva tiempo cuestionando que se adopte esta estrategia. Su presidente, Ricardo Margulis, indica que «el turismo vive en parte importante de visitantes que llegan del extranjero», y alerta que «en esta época es el momento en que los turistas europeos, norteamericanos, brasileros, entre otros, están planificando sus vacaciones y haciendo sus reservas».

«Nuestros vecinos están con bastantes menos restricciones: Brasil prácticamente no tiene, y ya están abriendo Uruguay, Colombia, Argentina, Ecuador… eso nos preocupa, porque la industria ya pasó un año en banda, y quedarnos sin recibir turistas, obviamente, va a significar un nuevo remezón para la misma. No hay ninguna industria que soporte dos años sin actividad», dice, añadiendo que la Región de Valparaíso es una de las que genera mayor aprensión al sector.

LA SITUACIÓN ACTUAL

De acuerdo con Rodrigo Rozas, presidente de la Cámara de Comercio y Turismo de Viña del Mar, en el caso de esta ciudad, «el 80% del turismo externo lo conforman los argentinos». «Estamos en una etapa difícil, en donde abrir las fronteras podría ser conveniente para reactivar las distintas ciudades turísticas, y creo que con toda la estructura sanitaria que hoy existe -la trazabilidad, testeos, las residencias sanitarias- ya podría ser el momento para reincorporar a cierto turismo internacional, aunque quizás restringido a países de mayor riesgo en cuanto a las variantes que presentan», dice.

Algo similar opina Santiago Pérez, quien preside la Cámara de Turismo y Comercio del sector de Reñaca, y manifiesta que «lo ideal sería avanzar rumbo a la reactivación, pero siempre haciendo un turismo responsable. Estamos frente a una tarea que es titánica, que obliga a cambiar toda la forma de hacer turismo, pero aquí no basta con traspasar toda la responsabilidad a las autoridades: es en parte de ellos, pero a la vez es un trabajo del público que nos visita, y, por supuesto, también de los empresarios del sector turístico», sostiene.

TURISMO INTERNO

Tanto Rozas como Pérez, sin embargo, prefieren no hacerse expectativas muy altas en cuanto al verano. Ante la posibilidad de que sea baja la cantidad de visitantes provenientes del exterior, Rozas señala que «la esperanza está puesta, sobre todo, en que sepamos aprovechar también el turismo interno». «Al tener las fronteras cerradas, además de que viajar hoy signifique un riesgo y una complicación más o menos grande, ahora esperamos que los turistas chilenos -en vez de salir- vayan a preferir visitar nuestro país, que tiene varias y variadas panillas turísticas.

Yo, espero que eso, naturalmente, potencie el turismo regional» En esa misma línea, Pérez sostiene que «el turismo interno ha sido mal trabajado». «Aquí hemos basado la temporada en los argentinos, pero se ha descuidado un poco el turismo nacional, especialmente en las zonas como Viña del Mar. Solo en Santiago hay 7 millones de habitantes, que es un enorme potencial para que la gente que está cansada del encierro, se pegue una arrancada. Eso hay que aprovecharlo con buenas ofertas, con un buen servicio y motivando a la gente para que venga a la zona», concluye.

MIRADA SANITARIA

Para la infectóloga Jeannette Dabanch, quien actualmente lidera el equipo del Comité Asesor de Vacunas y a su vez trabaja junto al Centro de Diagnóstico e Investigación de Enfermedades Infecciosas de la U. de Valparaíso (CDIEI-UV), es complejo tomar decisiones en cuanto a la reapertura gradual de fronteras, «si se tiene en cuenta que este virus ha sido dinámico e impredecible, y que estamos en un momento bastante crítico para el control de la pandemia, respecto a las nuevas variantes». «Es un escenario difícil, y creo que la respuesta tenemos que ir evaluándola de forma muy cuidadosa, con los datos mas recientes de la evolución del virus y de la pandemia a mano.

Pero para mí, la mayor complejidad es que no tenemos un escenario completamente aclarado sobre el virus. Sabemos, por ejemplo, que las nuevas variantes pueden escapar, en parte, al efecto protector que dan las vacunas o las infecciones pasadas», recuerda. Según concluye, «todavía estamos en una fase muy reciente de la pandemia, por lo cual aún tenemos muchísimo que aprender». «Hemos visto una especie de resumen de lo que se nos viene en los otros países (…) y sabemos que a mayor movilidad de personas, más facilidades hay para la movilidad del virus».

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba

Estamos en Telegram